Las dificultades de ser guionista.

runnersConvertirse en guionista es muy complicado. En realidad, ganarse la vida como guionista es lo verdaderamente complicado pero nada te impide sentarte y comenzar a darle a la tecla, aunque esto tampoco esté exento de sacrificios. Y es que las primeras dificultades que encontraréis se basan en algo muy básico: tiempo y dinero.

Ese deportista llamado guionista.

A primera vista, parece una contradicción. Pero a pesar de que el oficio de guionista implica pasar muchas horas sentado, no he encontrado mejor comparación que la vida de un deportista para explicar las dificultades de un guionista novel en tan sólo tres pasos:

  1. Piensa en ese atleta, en ese jugador de un deporte minoritario. Me refiero a esos deportistas que mientras se dedican a lo que más les gusta en el mundo, tienen que buscar patrocinadores y trabajar en cualquier otra cosa para poder pagar sus facturas. Esa atleta se puede llamar Carla, contable durante el día y deportista a media jornada. Por su parte, Claudia, aspirante a ganarse la vida como guionista, está escribiendo su primer largo.  A ella le sucede exactamente lo mismo que a Carla. A la vez que está escribiendo tiene que comer, pagar sus facturas y tener algo de calderilla para algún capricho – léase salir a tomar una cerveza con los amigos, ir al cine etc. En este caso al patrocinador le podríamos llamar mecenas o lo que es lo mismo en muchos casos, nuestros padres.
  1. Terminada su jornada laboral, Carla se dirige a su entreno al estadio de su ciudad. Su objetivo es clasificarse para las Olimpiadas en la categoría de los 400 metros lisos. Tiene que estar en el podio y esto conlleva sacrificios. Claudia tiene que hacer lo mismo como guionista. Su entreno es escribir, al menos, una hora al día. Más o menos 2500 palabras. Su meta es terminar el guión para mandarlo a concursos, o a productoras, así que hay que echarle horas. Mirar a ese sofá, a ese mando de la tele o a ese mensaje de los amigos para ir a tomar una cerveza y decir alto y claro: Contigo no.
  1. Carla ha llegado al campeonato nacional. Si consigue terminar entre las tres primeras, irá a las Olimpiadas. Está preparada, en la línea de salida, rodeada de atletas de alto nivel. Se concentra, suena el disparo de salida y sale lo mejor que puede. Corre lo más rápido que sus piernas le permiten pero llega cuarta. Para Carla es una decepción. Pero al día siguiente, se volverá a levantar para poder hacer podio en la siguiente competición. Claudia tiene que tener esta misma mentalidad para los rechazos porque es previsible que su guión reciba varios. Pero como dice Raquel, el mantra tiene que ser “cada rechazo es un nuevo paso hacia el éxito”.

En resumen hay que tener una gran fuerza de voluntad, constancia y creer siempre en nosotros mismos, en que seremos capaces de conseguir nuestro objetivo.

El entreno del guionista.

Igual que los deportistas, los guionistas tenemos que sacar tiempo para el entreno. ¿Cómo lo hacemos?

  1. Márcate unas objetivos diarios, semanales y mensuales en función de palabras escritas o de páginas escritas. Por supuesto, que sean reales, no vayas a ponerte como meta escribir un guión  en una semana.
  2. Organiza la semana en función del tiempo que tengas disponible para escribir.
  3. Busca tu tiempo. Descubre si eres un guionista de mañana o de noche. Hay escritores que prefieren escribir por la mañana temprano, antes de ir al trabajo y otros que prefieren escribir a media tarde o por la noche.

Lo más importante es ir comprobando que vamos realizando un progreso y que cada día mejoramos un poco más, estando más cerca de nuestro objetivo final: terminar el guión.

 

 

One Response to “Las dificultades de ser guionista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *