Cómo escribir una buena sinopsis y no morir en el intento

Cuando creías que tener la idea o encontrar el conflicto era la parte más chunga de dedicarte a escribir, llega el momento de redactar una sinopsis.

A priori puede parecer fácil, pero siéntate delante del ordenador y trata de contar tu historia en un sola página sin dejarte en el tintero ni una sola cosa importante. Ahora ya no parece tan sencillo.

Empecemos desde el principio.

SINOPSIS

¿QUÉ ES UNA SINOPSIS?

Una sinopsis es una breve descripción del desarrollo completo de tu guión. Unas cuantas líneas que te permiten ver a simple vista qué historia estás contando.

¿Y PARA QUÉ SIRVE UNA SINOPSIS?

  1. Es una herramienta para el propio escritor. Sirve para hacerte una idea clara de hacia donde quieres que vaya tu historia, centrarte en lo que quieres escribir y no olvidarte de lo que quieres contar. Es una herramienta de trabajo más para cualquier guionista.
  2. Si es que llega ese momento, la sinopsis sirve para hacerle la vida más fácil a tus futuros lectores. Al parecer los productores son personas que nunca tienen tiempo, así que tu sinopsis servirá para que un productor pueda saber de qué va tu guión sin tener que leerse tu guión.

Profundicemos en el segundo punto. El objetivo es conseguir escribir una sinopsis que haga que nuestro lectores quieran ir al cine a ver nuestra película. Sirve de cebo, así que escribe de forma que el lector no pueda evitar pedirte más, haz que se quede enganchado a la historia que tiene entre sus manos.

Evidentemente, con tu sinopsis quieres demostrar las gracias y virtudes de la obra maestra que es ese guión que estás escribiendo pero

¿QUÉ TENER EN CUENTA PARA ESCRIBIR UNA BUENA SINOPSIS?

8 CONSEJOS PARA CONSEGUIRLO

  1. Intenta no escribir más de una página. Concentra la información.
  2. Escribe de forma orgánica, que lo que cuentes tenga sentido y lógica, o lo que es lo mismo recuerda lo que te enseñaban en el colegio sobre las historias: introducción, nudo y desenlace.
  3. Intenta escribir desde el punto de vista del protagonista, al fin y al cabo estás contando su historia.
  4. Explica cuál es el detonante de tu historia, qué hace que tu protagonista se ponga en marcha y cuál es su objetivo.
  5. Incluye el conflicto del personaje. Recuerda sin conflicto, no hay historia.
  6. Habla solo de los personajes que sean relevantes e imprescindibles para el desarrollo de la historia, los demás ya tendrán su minuto de gloria en el guión.
  7. Evita los diálogos, a no ser que sean irremediablemente necesarios e increíblemente fascinantes. Si no es así, no aportan demasiado.
  8. No olvides contar cómo acaba tu historia. Quieres vender tu película no escribir una sinopsis de contraportada de DVD.

Y con esto y un bizcocho, ya te puedes poner a escribir una sinopsis súper infalible, o al menos no morir en el intento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *